Saltar al contenido

Fue una experiencia increíble

el poder saber cómo está y cómo se siente tu alma a pesar de que uno se puede sentir bien, el conseguir una respuesta a pequeños detonantes de humor o estados de ánimos. Mi primera sesión no pudo ser en videollamada, sólo fue en una llamada por el móvil y mi segunda sesión si fue presencial y la verdad es que no se pierde nada, no se nota la diferencia. Recomendado 100% la experiencia, hay que vivirlo para poder entender la conversación personal que se llega a tener. Gracias!